Con el lema de pago de  planes a la carta, que en principio puede llevarnos a pensar erróneamente en un plan financiero de crédito bancario, la Diputación de Castellón ha creado un sistema de pagos individualizados para aquellas familias con dificultades económicas que no pueden afrontar el pago de los tributos municipales.

Fines de los pago de planes a la carta

Esta medida de “planes a la carta”, según los datos de la Diputación ha permitido a los ayuntamientos mejorar en 2014 un 10% su recaudación por la vía de pago fraccionado respecto al ejercicio anterior, hasta la cifra de 6,2 millones de euros. De ese modo, las fracciones domiciliadas en 2014 ascendieron a 36.202, un 8% más que en 2013.

El responsable del área económica de la Diputación, Miguel Barrachina, ha explicado que “trabajamos para reducir burocracia administrativa y generar una Diputación cada día más ágil, eficaz y adaptada a las necesidades del ciudadano y de sus ayuntamientos. Gracias al esfuerzo que han realizado todos y cada uno de los trabajadores del servicio provincial de Recaudación liderado por Susana Calduch, los ciudadanos pueden adaptar sus pagos a los tiempos y cantidades que mejor cubren sus necesidades para que el pago de impuestos no sea un problema”.

El análisis de los resultados de la gestión del servicio de Recaudación de la Diputación indica además que cada vez son más las personas que prefieren domiciliar el pago de los tributos. El 66% del número de recibos están domiciliados, un total de 727.000, por un importe de 78,71 millones de euros, suponiendo un incremento del 2% respecto a 2013.

Junto a la domiciliación, el uso de Internet aparece también como medio en alza. Los cobros a través de Internet están plenamente integrados como canal habitual de pago, y sumaron en 2014 14.485 operaciones autorizadas con una cifra de 1.450.000 euros, un aumento del 53% respecto a 2013.

Chelo Torrejón.