Palmas y Santo Crisma abren la Semana Santa

Palmas y Santo Crisma abren la Semana Santa

Misa Crismal. Foto:J.Plasencia

La tradicional Bendición de Ramos celebrada ayer en la Iglesia del Seminario y la Santa Misa Crismal oficiada hoy en la Catedral-Basílica de Segorbe, han abierto oficialmente la celebración de la Semana Santa segorbina.

La Bendición de Ramos, celebrada practicamente a la misma hora que entraba la primavera, atrajo hasta las puertas del Seminario a un mayor número de público del habitual. Pequeños y mayores se agolparon en las puertas de la Iglesia del Seminario para recibir la tradicional bendición del obispo de la Diócesis de Segorbe Castelló, Casimiro López.

Tras la bendición, el séquito eclesiástico encabezó la procesión de las palmas de Segorbe junto a las autoridades locales, que a diferencia de otros años no lucieron en sus manos las explendidas palmas trenzadas que habitualmente suelen portar en sus manos los mandatarios locales.

Todos ellos desfilaron en comitiva hasta la Catedral-Basílica para realizar una Eucaristía concelebrada.

Por otro lado el obispo de la diócesis también ha oficiado hoy de manera concelebrada la llamada Misa Crismal, donde se consagra el Santo Crisma y bendicen los óleos de los catecúmenos y de los enfermos.

Enmarcado en el Año Santo de la Misericordia, esta vez el acto ha contado también con un jubileo especial para sacerdotes y diáconos permanentes.

A las diez de la mañana se iniciaba la jornada con una celebración penitencial donde los sacerdotes han podido confesarse unos a otros y también el Obispo ha aprovechado la ocasión para acudir al sacramento de la reconciliación. Poco antes de dar las once los más de 180 sacerdotes han salido de la Iglesia del colegio Seminario rumbo a la Catedral para pasar por la Puerta Santa y comenzar así la Santa Misa.

Durante su homilía, Mons. Casimiro López ha dado gracias a Dios por los sacerdotes, “por su fidelidad, humildad, trabajo abnegado y su generosidad silenciosa”. El prelado ha reconocido que “son muchos los desafíos y dificultades para evangelizar en la sociedad actual” y por eso, además de urgirles a interrogarse seriamente sobre esta cuestión, les ha propuesto: “salir de nosotros mismos, de la comodidad y evangelizar desde un testimonio sencillo, humilde y alegre”. En este sentido, también ha puesto muy de relieve la importancia de la unidad y fraternidad entre los sacerdotes.

Palmas y Santo Crisma abren la Semana Santa

Bendición de Ramos. Foto:J.Plasencia

Como viene siendo habitual cada año en esta celebración los presbíteros han renovado las promesas sacerdotales que hicieron el día de su ordenación. Y al finalizar la eucaristía cada uno ha podido llevarse ya a su parroquia los óleos y el crisma para bautizos, confirmaciones y unciones de enfermos.

Los vecinos de los municipios de Segorbe, Altura y Viver, en los que existe una arraigada tradición cofrade, se vuelcan hoy en los rituales conmemorativos de la pasión y muerte de Jesús.

El trío de municipios iniciará mañana tarde los actos conmemorativos públicos con la celebración de sendas procesiones, que en el caso de Altura resulta especialmente singular al representar los niños participantes en la procesión a la chusma judía que abucheó a Jesús en el desfile hacia su crucifixión.

En la ciudad de Segorbe la procesión más significativa tendrá lugar la tarde del Viernes Santo, cuando las tres cofradías existentes en la localidad unirán sus fuerzas para sacar a hombros y llevar en procesión el anda con la imagen de Cristo Crucificado.

El desfile procesional será presidido por el obispo de la diócesis Casimiro López, que el domingo también presidirá en Segorbe la procesión del Santo Encuentro, popularmente llamada de Las Aleluyas.

Palmas y Santo Crisma abren la Semana Santa

Chelo Torrejón