El Ayuntamiento de Segorbe ha empezado a aplicar hoy en el palmeral de La Esperanza un nuevo tratamiento preventivo contra la temida plaga del picudo rojo, del que el gobierno local asegura que “actualmente no hay ninguna palmera infectada por el picudo en Segorbe y todas las medidas que se toman son preventivas y para el cuidado de nuestro medio ambiente”.

La suspensión y cambio de los tratamientos aplicados hasta ahora viene dada, según argumenta el Ayuntamiento viene dada porque la legislación prohíbe aplicar productos fitosanitarios químicos, como el confidor, en los ejemplares cercanos a masas de agua destinadas al consumo humano.

Los productos aplicados ahora son los recomendados por el del Servicio de Sanidad Vegetal y Protección Fitosanitaria, que indica que el actual método biológico es el más efectivo que existe para su aplicación en núcleos urbanos y, sobre todo, en parques y jardines cercanos a masas de agua.

El tratamiento aplicado a partir de hoy contiene nematodos entomopatógenos steinernema carpocapsae. Se trata de un parásito del picudo rojo que, al aplicarlo en la parte alta-central de la palmera, busca y localiza la larva, penetra en su interior y lo parasita, produciendo su muerte en un plazo de 24 a 48 horas. Si el nematodo no encuentra en ese momento una larva a la que infectar, si las condiciones son las adecuadas, sobrevive durante unos días dentro de la palmera pudiendo erradicar posteriormente al picudo. Este tratamiento es respetuoso con el medio ambiente y no genera ningún tipo de peligro para las plantas, el ser humano, ni para otros animales.

El palmeral de La Esperanza está rodeado de un kilómetro de cepos de protección, que, a fecha del 20 de julio, habían atrapado 235 escarabajos en once trampas.

Hasta hace un mes, estas palmeras se estaban tratando por medio de la endoterapia, procedimiento que utiliza el producto “cofindor”, el cual contiene un componente químico llamado “imidacroprid”, prohibido por la normativa.

Parasitos contra el picudo rojo

Chelo Torrejón.