Partido con amargo final para el futbol sala

El Viveros Mas de Valero fue derrotado en su propio feudo por Labastida por 5-6, a pesar de que los segorbinos lucharon en todo momento por conseguir el triunfo. La primera mitad, dominada por completo por los alaveses penalizó demasiado al conjunto segorbino que no culminó la remontada en el segundo periodo.

Y, lo cierto es que durante los primeros minutos comenzaron con jugadas en ambas porterías, la primera ocasión la tuvieron los alaveses a la salida de un córner a lo que respondió Dani Palomar con un tiro lejano.

Labastida fue el primero en abrir el marcador en una jugada a la espalda que definieron a la perfección ante la salida de David, en el minuto 2. El gol afectó a los segorbinos que de inmediato veían como Mahastiak, en una jugada calcada la mandaba al palo. Aunque dos minutos después iba a llegar el empate local, tras una jugada rápida en banda de Salva, que la mandó al segundo palo para que rematara a gol el capitán Chover, 1-1. En el seis, y en otro gran balón a la espada de la defensa amarilla, provocaba un nuevo mano a mano, que esta vez David resolvió sensacional con el pie.

Partido con amargo final para el futbol sala

Los amarillos pelearon por el Balón. Foto:J.Plasencia

El Viveros Mas de Valero jugaba demasiado ansioso y las pérdidas eran constantes. En una de ellas, en el minuto ocho del encuentro, Labastida volvía a ponerse por delante. No mejoraban los segorbinos con el paso de los minutos. Es más, era Labastida quien mejor estaba en la pista. Y, en el minuto 15 volvían a marcar en una jugada desafortunada de los defensores locales 1-3. El equipo segorbino estaba tocado y los visitantes no iban a perdonar, y al filo del descanso marcaban otro tanto que dejaba el 1-4 con el que se llegó al final de la primera mitad.

La segunda mitad comenzó con la misma tónica que acabó la primera, el Viveros Mas de Valero quería mandar pero Labastida estaba mejor posicionado en la pista y dominaba el encuentro, mientras que los segorbinos, con más corazón que cabeza, buscaban recortar diferencias en el marcador. En el minuto 4 de la reanudación, Alex Moral marcaba el 2-4 con un fuerte disparo lateral. Tres minutos después, en el siete, llegaba el 3-4, triangulación perfecta de Moral, con Salva que asistió perfecto al segundo palo para que Braian la empujara al fondo de la red.

Los alaveses acertaron el tiro.Foto:J.P.

Los alaveses acertaron el tiro.Foto:J.P.

Los locales no tenían tiempo para relajarse, y en el minuto 9 Labastida, de libre directo, anotaba de nuevo y volvía a coger una renta de dos goles en el marcador. Pero de nuevo Braian, espectacular en la segunda mitad, anotaba en el minuto 15, y dejaba el marcador en un ajustado 4-5 favorable a los alaveses.

El esfuerzo de los amarillos era encomiable, la grada apretaba sin descanso, a falta de tres para el final, el míster segorbino, Sergio Calduch optaba por el portero-jugador. Tras el primer ataque llegaba la pérdida de los locales, falta y expulsión de Chover, además de doble penalti para Labastida, aunque el lanzamiento de los vascos se marchaba fuera. Pero en la primera superioridad Labastida no perdonó y a falta de 2,35 marcaban su sexto tanto, era el 4-6 que parecía definitivo. Pero el Viveros Mas de Valero nunca se rindió y Dani volvió a marcar cuando quedaban 1,27.

Los últimos ataques, con juego de cinco, fueron casi perfectos, los segorbinos movían con rapidez y encontraba con facilidad la jugada de gol, pero la falta de puntería y las excelentes intervenciones del guardameta alavés impidieron el empate de los segorbinos.

Partido con amargo final para el futbol sala

MªEsperanza Orellana