Producción de récord en aceite. Este año, el rendimiento ha caído a una media del 18%, frente al más de 20% de años anteriores. El precio de mercado se mantendrá a unos 5 euros por litro

Las cooperativas del Alto Palancia cerrarán la campaña de la oliva con records históricos, alcanzando los alrededor de 15.000.000 kilos de aceituna recolectada entre todos los municipios. Mientras que la mayoría de pequeñas cooperativas ya han echado el cerrojo alcanzando cifras de recolección superiores a todos los tiempos, las dos entidades oleícolas más grandes, Segorbe y Altura, todavía continúan con sus puertas abiertas y consideran que “aún se tardará unos 15 días más o menos en acabar, porque ha sido una campaña con muchísima cuantía y una calidad excelente debido a lo sano que estaba el fruto”. Eso sí, los rendimientos este año han bajado de la media habitual, por lo que los precios en el mercado, explican desde las entidades, a falta de liquidarlo por completo, serán prácticamente los mismos (de 24 a 25 euros una garrafa de 5 litros de aceite virgen extra).

En el caso de la cooperativa con mayor producción del Palancia, la de Altura, a falta de pocos días de cierre, explica su presidente Miguel Abad, “finalmente estamos llegando a los siete millones de kilos”. Se trata de la mayor cosecha de la historia desde que se recuerda y “con una calidad excelente”. Tal y como explica Abad, desde la cooperativa alturana se mira cada semana el rendimiento por lo que hemos pasado de dar “de un 15% a un 22% que está saliendo ahora”. “Al principio la oliva no estaba del todo madura, y los días de antes la lluvia la había aumentado, eso hay que tener en cuenta que no es aceite”, informa Abad apuntando que la acidez del producto “este año es muy baja, sobre 1,5 o 2%, porque hemos tenido una aceituna muy sana”.

En Segorbe, la producción de esta campaña estará próxima a los 3 millones de kilos, el doble de lo normal. Su director, Rafael Juan Pacareu comentaba ayer que “se podría pensar que el precio del aceite caerá, pero hay numerosos factores como el rendimiento menor, el stock cero con el que está el volumen global de aceite en el mercado o la importante merma de producción de Andalucía debido al poniente de mayo, entre otras cosas, mantengan el precio estable.

En el caso de la oleícola segorbina, informaba Juan, “el rendimiento graso medio de la aceituna (18% aproximadamente), está muy por debajo de la media normal (22%), por lo que el doble de aceituna no supondrá el doble de aceite, sino apenas un incremento del 60%”. Pacareu apuntó que la calidad “es estupenda, se ha podido moler en plazos inferiores a 20 horas desde la recolección, lo que ha implicado obtener un aceite de oliva virgen extra con un nivel de frutado alto y una acidez del 0,1 grados”.

Por su parte, el director de la cooperativa de Viver, Fernando Marco, se mostraba satisfecho con el record de más de 1,7 millones de kilos molturados este año. Cifra record de aceite, con un rendimiento del 16,3%, debido a las lluvias del inicio de campaña. Aún así, Marco quiso dejar claro que lo que nos interesa como indicador y hemos de mirar es la cantidad de aceite por hectárea o bien la materia grasa total en seco, que es lo realmente importante”. Este año, la calidad del afamado aceite viverense es muy buena, con una acidez de 0,1, claro indicador de lo sana que estaba la oliva y del proceso de rapidez a la hora de molturarlo y estar en los silos”.

Desde la cooperativa de Jérica, su presidente, José Manuel Gil, cifraba en 850.000 kilos la cantidad total final recolectada. “Ha habido algún año que ha habido más, pero en general es muy positiva la campaña porque la calidad ha sido muy buena y la oliva estaba muy bien”. En cuanto al rendimiento el presidente apuntó contar con una media del 18%. “Se empezó con un rendimiento más bajo pero de media ha quedado en el 17.5 o el 18%”, comentó Gil quien mostró la importancia de la calidad del aceite virgen extra, pero del que producimos desde las cooperativas, que pasa unos controles muy exhaustivos”.

Producción de récord en aceite

Ana Monleón