Proyso exige a la GV que rectifique el daño hecho a la Resurección© Proyso exige a la GV que rectifique el daño hecho a la Resurección .-

La ONG PROYSO considera un abuso de poder el desalojo de los niños del Centro de Acogida de Menores del Colegio la Resurección de Segorbe, contra el que la vicepresidenta del Consell, Monica Oltra, ha realizado “un ataque difamatorio desmesurado”, por lo que exige a la Generalitat Valenciana que «mitigue las consecuencias del daño que se está realizando a la Congregación y a los niños trasladados y sean realizadas las oportunas comunicaciones públicas para limpiar el nombre del Colegio de la Resurrección”.

Y es que la organización está convencida de que el Colegio La Resurrección de Segorbe “ha recibido un ataque difamatorio desmesurado  a consecuencia de unas acusaciones muy graves que no han sido contrastadas y que ha motivado el desalojo inmediato de los niños acogidos, quienes no han sido preparados en modo alguno para un traslado con carácter de urgencia a otros lugares, siendo separados forzosamente de las personas que les proporcionan seguridad: sus compañeros y educadores y sin haber tenido la oportunidad de finalizar con normalidad el curso escolar”.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
Además desde Proyso se preguntan «si  ¿se han medido las consecuencias de este traslado y sus secuelas? Estos pobres niños y niñas a día de hoy se tienen que levantar a las 6 de la mañana para poder ser transportados a sus aulas y asistir a clase, no han sido preparados en modo alguno para renunciar a sus compañeros de hogar y a su vida diaria por lo que ya han mostrado su disconformidad y rechazo ante la nueva situación, estas son sólo algunas de las consecuencias de este abuso de poder y de la falta de rigor en la comunicación hacia este asunto que se aleja del bienestar de los niños y se acerca peligrosamente a ser utilizado como arma arrojadiza políticamente, tratando de manipular la opinión pública, creando una alarma social injustificada”.

Por ello la ONG, que desde  hace 21 años colabora con la congregación de las Hermanas Terciarias Capuchinas que regenta el centro, ha querido mostrar su “total apoyo hacia las Hermanas”, máxime teniendo en cuenta que “la versión unilateral de la Generalitat ha impedido la defensa del honor de las Hermanas así como la solución de posibles deficiencias que pudiera tener el centro, sin que ninguna sea de tal gravedad que impida continuar con la labor de la acogida”.

“Nuestra disconformidad se ve acrecentada por la desinformación sobre el expediente motivador del desalojo así como la perplejidad al ver las imágenes en varios canales de televisión de instalaciones que no correspondían en modo alguno a este centro. Cuestionamos que las medidas administrativas adoptadas no son las idóneas para el bienestar de los niños, siendo éste el principal objetivo de todas las partes. La mejora de las relaciones entre la administración y las instituciones evitarían situaciones tan radicales como el cierre de los centros y sus agresivas consecuencias en las vidas de los niños”, aseguran.

En Proyso están convencidos de que  esta situación se podía haber evitado, y que debe ser un error por parte de la Administración, por lo que solicitamos una solución inmediata y que los niños vuelvan al centro para que continúen con su educación junto con sus compañeros que ya son su familia.   Debido a la gravedad de las declaraciones exigimos a la Generalitat Valenciana que mitigue las consecuencias del daño que se está realizando a la Congregación y a los niños trasladados y sean realizadas las oportunas comunicaciones públicas para limpiar el nombre del Colegio de la Resurrección”.

Proyso exige a la GV que rectifique el daño hecho a la Resurección

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia