PSOE Y SP aliados del chantaje lingüístico 

En el pasado pleno ordinario celebrado el 2 de agosto el Grupo Municipal Popular de Segorbe presentó tres mociones de urgencia que versaban sobre temas importantes y que necesitaban ser valorados por el Pleno para no agotar plazos y tomar las medidas necesarias con la mayor brevedad posible. Una de esas mociones fue referente a la anulación del decreto lingüístico que pretendía implantar el gobierno valenciano en el próximo mes de septiembre y, tras varias suspensiones cautelares, fue anulado por el TSJ el 28 de julio.

La reacción del gobierno valenciano, muy lejos de acatar el auto, fue responder con la intención de dar continuidad a su proyecto de adoctrinamiento ideológico, más conocido como chantaje lingüístico, que toma como víctimas a los niños que habitan en zonas castellanohablantes. A éstos les niega el estudio del inglés, la titulación en lengua extranjera, así como incentivos económicos a sus centros escolares y profesorado. El carácter urgente de la moción se alegó con el azote legal de los tribunales a la Consellería de Educación, la cual anula dicho modelo lingüístico y su implantación en el nuevo curso escolar que apenas empezará en unas semanas, y la intención continuista de Marzà y los suyos. Esta situación de caos y desconcierto lleva a miles de familias a no saber qué va a ser del futuro educativo de sus niños, no saber el modelo lingüístico que se va a desarrollar y no saber si la matriculación de los escolares tendrá validez alguna.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
Los concejales del GMP pidieron al equipo de gobierno de Segorbe aunar esfuerzos y trabajo para instar al Consell a tomar una serie de medidas conjuntas acordadas en el Pleno, tal y como apuntó la edil popular Estefanía Sales: «la moción presentada desde el GMP, no tiene otro cometido que reprobar al conseller Marzà, instar al Consell para que cumplan el auto emitido por el TSJ, el cual paraliza el decreto de chantaje lingüístico, y defender a los niños y familias de las zonas de habla castellana, como Segorbe y demás municipios del Alto Palancia. En definitiva, defender a nuestras familias, vecinos y amigos». Ante la exposición de los motivos el equipo de gobierno de mantuvo impasible y no mostró acercamiento de posiciones con los concejales populares ni con los segorbinos al reforzar, como venían haciendo durante estos meses, la posición sectaria del Consell. Por su parte, Sales, lamentó que la moción fuera desestimada y votaran en contra de la urgencia de la misma: «el rechazo hacia la moción denota el poco interés que tienen hacia los segorbinos y la educación de los niños, pues se han posicionado una vez más del lado del chantaje lingüístico (…), ustedes hace unos meses, y con la concejala Mercedes Pérez al frente del área educativa, decían que no sólo era un borrador y que no siguiéramos creando alarma social, pues bien, ahora, a escasas semanas de comenzar el curso 2017-2018 hay un auténtico caos educativo (…)»