Cuando una imagen es buena-como en este caso la de Jorge Laffarga-no hacen falta palabras.Gracias Jorge. Todavía nos queda el humor.