Los primeros meses del frío invernal, es decir los últimos del otoño y primeros de invierno, suelen hacer que las personas enfermemos por sencillos resfriados o complicadas gripes, aunque en esta época del año nuestras mascotas caninas están expuestas a padecer una enfermedad mucho más dañina y peligrosa que incluso les puede llegar a costar la vida, la temida leishmania, comunmente conocida con el nombre de enfermedad del mosquito.

Éste es el mejor momento del año para prevenir consecuencias mayores si decidimos vacunar ahora a nuestros perros, ya que –aparte de los descuentos promocionales que ahora se nos ofrecen- conseguiremos minimizar los daños que la leishmania puede causar en nuestro perros en caso de haber sido picados por el mosquito que la provoca.

InfoPalancia se caracteriza y distingue de otros medios digitales por muchas cosas, a las que ahora se suman los consejos veterinarios sobre esta enfermedad que nos ofrece uno de los mejores profesionales de Segorbe, Antonio Ramírez, y que a continuación dejamos a nuestros lectores para ser leídos.

  • ¿Qué es la leishmania?

Se trata de una enfermedad parasitaria grave, causada por un parásito (protozoo) denominado Leishmania.

Estos parásitos son transmitidos únicamente por la picadura de un flebotomo, cuya apariencia es similar a un mosquito, por eso es llamada comúnmente “enfermedad del mosquito”.

  • ¿Se contagia ?

Los perros infectados NO TRANSMITEN la enfermedad directamente a otros perros ni a personas, sólo se transmite mediante picadura del flebótomo.

Sí que constituyen fuente de infección los animales enfermos no tratados, porque si un mosquito les pica, después lo transmite a otros perros.

Las personas pueden infectarse si tienen las defensas muy bajas por alguna otra enfermedad (Ej. SIDA) pero NUNCA directamente del perro, sólo mediante la picadura del mosquito.

Hay razas más susceptibles (Bóxer, Pastor Alemán…), pero CUALQUIER PERRO puede contraer la enfermedad.

Existen factores que pueden ayudar a que el perro enferme : lugar donde vive, nutrición deficiente, genética, sistema inmune (defensas), otras enfermedades presentes, etc.

  • ¿Cuál es la época de riesgo?

La temporada de “mosquitos” comienza con el calor, normalmente sobre Marzo-Abril y finaliza en septiembre u octubre si se prolonga el verano.

En las zonas más cálidas de España podemos encontrar mosquitos prácticamente todo el año.

Los “mosquitos” suelen picar al amanecer o al ocaso. Este último es el momento del día de más riesgo.

  • ¿Cuáles son las zonas de mayor riesgo?

La nuestra es una de ellas. Vivimos en un área endémica (lo cuál significa que es una enfermedad muy habitual en la zona).

  • ¿Qué síntomas tienen los perros enfermos?

Signos generales: delgadez, decaimiento, cojeras, sangrado nasal, ganglios, aumentados de tamaño…

Signos cutáneos: Dermatitis exfoliativa (caspa), úlceras, uñas largas, falta de pelo (alrededor de los ojos u orejas), pelo sin brillo…

Signos oculares: inflamación, uveítis (ojos rojos), afectación de los párpados.

Órganos: afectación de hígado o riñones.

Reconocimiento Foto:J.P.

Reconocimiento Foto:J.P.

  • ¿Cómo se diagnostica la leishmania?

El veterinario sospechará de la enfermedad por los signos clínicos y realizará una analítica de sangre para detectarla.

También se puede detectar en biopsias de ganglios linfáticos, médula ósea o piel, pero es menos habitual realizar estas pruebas. Existen test rápidos que dan el resultado en 10 minutos y son bastante económicos.

  • ¿Qué pronóstico tiene?

Depende de varios factores: estadio, gravedad de los signos clínicos y respuesta individual (de cada animal) al tratamiento.

Para perros sin afectación de órganos internos, el pronóstico siempre es más favorable.

Es FALSA la creencia de que todo animal enfermo no puede recuperarse y acaba muriendo. Si el animal recibe el tratamiento adecuado a tiempo, tiene muchísimas probabilidades de salir adelante.

  • ¿Cómo se trata la enfermedad de la leishmania?

El tratamiento lo decidirá tu veterinario teniendo en cuenta la gravedad del animal.

Siempre va a ser un tratamiento a largo plazo y habrá que hacer revisiones periódicas.

El objetivo es mejorar o reducir la gravedad de los signos clínicos y reducir la cantidad del parásito en el cuerpo del perro, ya que nunca se elimina por completo.

  • ¿Qué puedes hacer tú como propietario?

Llevar al perro al veterinario al menos una vez al año y chequearlo de leishmaniosis. De esta forma se está a tiempo para un tratamiento de control de síntomas y el riesgo de muerte es mucho menor.

La mejor época es de Noviembre a Febrero, que es cuando ha acabado la época de vuelo del “mosquito” y podemos detectarla a tiempo Usando collares o pipetas que actúen protegiendo al animal de las picaduras, durante todo el año

Intentar no sacarlo a pasear durante amanecer o el ocaso

Existe una vacuna comercializada que también se puede usar. La primera vez se aplican tres dosis, con un intervalo entre ellas de tres semanas. Después, solo se necesita una revacunación anual.

El éxito de la prevención.Foto: J.Plasencia.

El éxito de la prevención.Foto: J.Plasencia.

  • El éxito de prevenir la leishmania.

Es muy importante la PREVENCIÓN.

Cuanto antes se diagnostica la enfermedad mejor se puede controlar. Interesante realizar controles mínimo 1 vez/año.

Cuando se diagnostica la enfermedad, hay que empezar a tratar al animal cuanto antes.

En los animales enfermos, realizaremos controles periódicamente.

Qué es la leishmania

Chelo Torrejón.