El pasado sábado día 13, tuvo lugar un brillante recital de órgano a cargo del organista, concertista y pedagogo, Felician Rosca, nacido en 1953. Es considerado como uno de los organistas más destacados de la actualidad en Rumanía.

Se graduó en órgano en el Conservatorio “Ciprian Porumbescu” de Bucarest en 1977. Amplió estudios con los profesores Millan Schlechta de Praga; Macel Pérés de Francia; Lehotka Gabor de la Universidad nacional de música “Franz Liszt” de Budadest.

Enseñan órgano en la facultad de música de la Universidad oeste de Timisoara. Presidente desde 2008 de la Sociedad rumana de himnología; miembro de la Unión rumana de compositores y musicólogos desde 2005; perteneciendo también a la Sociedad internacional de himnología desde 1995, entre otras instituciones.

Recital de órgano en la Catedral

Felician Rosca. Foto: InfoPalancia.

En el 2000, es nombrado doctor en artes musicales por la academia “Gh Dima” de Cluj-Napoca, por una tesis sobre “incursión en el arte organístico rumano y su pedagogía”, en coordinación con el prof. Eduard Terenyi. Durante este periodo tiene una intensa actividad como concertista tanto en Rumanía como en el extranjero, actuando en las principales salas de concierto e iglesias con órganos famosos de Rumanía, visitando países como: Austria, Argentina, Canadá, Alemania, Dinamarca, España, Francia, Hungría, Italia, Noruega, Reino Unido, Uruguay y en la gran mayoría de países surgidos de la antigua URSS, incluida Rusia.

Es director de varios festivales organísticos y publicando importantes libros, todos ellos relativos al arte y pedagogía del órgano.

A grandes rasgos, hemos presentado la biografía del excelente organista que tuvimos el gran privilegio de escuchar y ver en una pequeña pantalla instalada en el centro de la nave central, que permitió visionar los movimientos del intérprete, con el templo catedralicio con luces indirectas que invitaba al ensueño y meditación, donde el escaso público disfrutó con un cuidadoso programa, abarcando piezas desde el barroco hasta compositores actuales.

La primera pieza se titulaba Batalla de 6º tono, del portugués Antonio Correa Braga, de quién se desconoce la fecha de nacimiento, falleciendo hacia 1695. La obra pertenece al primer barroco, compuesta en modelo “tocata” y es un trabajo de virtuosismo para el intérprete, resultando vibrante por su excelente sonoridad.

A continuación el profesor Rosca interpretó una pieza proveniente de un “Manuscrito” datado en 1738 en un pueblo de Trasnilvania, llamado Krisbacensis, adaptado por el organista Josephus Facazas, titulado   “Ciaccona in B”. Obra barroca en forma de variaciones escrita en tiempo de chacona. Pieza suave y delicada, brillantemente interpretada.

La primera obra central del programa procedía de la cumbre del barroco europeo que llegó de la mano de dos grandes compositores alemanes: G. F. Haendel y J. S. Bach, y ambos nacieron en el mismo año, 1685. En el concierto se escuchó el preludio fuga en mi b, BWV 552 de J. S. Bach.

Corresponde a la misa para órgano más importante compuesta por Bach, cuyo contenido está basado en el misterio de la Santísima Trinidad, y dividido en tres partes.

Quedó de manifiesto la calidad compositiva de Bach en esta pieza y donde sobresalió el excelente quehacer del organista Felician Rosca.

La cuarta obra se trataba de una pieza dedicada por la compositora Verónica Anghelescu (nacida en 1987) al profesor Rosca, basada en un poema de Stéphane Mallarmé. Composición de corto recorrido, resultando llamativa y seductora.

Llegó en quinto lugar la segunda obra principal del programa: Coral nº 2 en si menor, perteneciente al compositor César Franck, 1822-1890, autor representativo del romanticismo del país vecino, si bien había nacido en Lieja (Bélgica).

Las tres corales de Franck figuran entre las más representativas obras románticas para órgano. La sonoridad propia del órgano aparece en la sólida polifonía y robusta armonía del compositor, donde el intérprete tiene que hacer gala de un buen manejo de los pies y de las manos sobre los dos teclados del órgano, que resolvió magistralmente Felician Rosca.

En la recta final del excelente recital de órgano con que nos deleitó el prof. ROSCA, le llegó el turno a la pieza titulada Iintroductión und Passacaglia en re menor, perteneciente al autor austro-alemán Max Reger, 1873-1916, compositor enmarcado en el romanticismo tardío y sucesor de Johannes Brahms.

Cerró el magnífico recital de órgano la pieza titulada Preludio y fuga, perteneciente a la suite opus 3 de George Enescu, 1881-1955. Éste músico sea probablemente el mejor compositor que ha producido Rumanía. Es una transcripción para órgano del propio organista, escrita en al estilo antiguo, modo gregoriano, pieza que sirvió, como todas las del programa, para sacar ha relucir las virtudes personales del prof. Rosca, exprimiendo al máximo las características del instrumento, principalmente su sonoridad.

El público acogió con fuertes aplausos cada una de las intervenciones y finalmente, puesto en pié agradeció la calidad del recital, bajando el prof. Felician ROSCA a la nave central del templo para saludar el personal.

Este concierto puede dar pie a un festival de recitales de órgano en la S.I. Catedral-Basílica segobricense, bajo el amparo del Ilmo. Cabildo Catedralicio y la Institución Seo de Segorbe.

Recital de órgano en la Catedral

C. Laffarga Civera.

[useful_banner_manager banners=20 count=1]