Representantes de FAMPA Castelló se ha reunido esta mañana  telemáticamente con el director territorial de Cultura y Educación, Alfred Remolar, el jefe de Inspección Educativa, Juan Corchado, y la jefa de Servicio e Informes, Maria Josep Palmer,  para tratar las cuestiones relativas del regreso a las aulas y protocolos de seguridad,  escuelas de verano y la Xarxa Llibres.

Las familias representadas por la entidad FAMPA Castelló han llevado a la mesa de dirección territorial numerosas dudas relacionadas con la vuelta a las aulas y los planes de seguridad. El número de estudiantes por clase, los nuevos escenarios para afrontar el nuevo curso y los horarios, entre muchos otros temas, han sido algunas de las cuestiones más repetidas por las AMPAS durante los días previos al encuentro. Al respecto, el responsable de dirección territorial ha trasladado un mensaje de calma y ha insistido que desde Conselleria se está haciendo todo el trabajo y esfuerzo necesario para garantizar la seguridad de todos los actores de los centros educativos.

Consciente de las informaciones cambiantes que se van conociendo, Remolar ha subrayado que desde Conselleria todavía no se han pronunciado al respecto porque cuando lo hagan “será con un protocolo establecido y no antes”. Por este motivo, el director territorial ha incidido en que la respuesta a estas y otras cuestiones, como el servicio de comedor, se conocerán próximamente cuando se informe sobre el plan de actuación. Se trata de un protocolo que ya está diseñado y en el que las instituciones llevan mucho tiempo trabajando.

Preguntado sobre el servicio de limpieza de los centros, Remolar ha esclarecido que se trata de una función que asumen los ayuntamientos y ha felicitado a los consistorios por su labor en este ámbito. Los accesos al centro a las horas de entrada y salida y el uso de espacios comunes como los aseos y el gimnasio también suscitaba la preocupación de las familias. En este sentido, Remolar ha apuntado que cada centro ha trabajado en la preparación de un plan de contingencia que ya ha sido presentado a Conselleria. En este protocolo, figuran recorridos, normas de entrada y salida, lugares para depositar los EPIS y otras medidas para garantizar la seguridad. El documento ya se ha puesto en funcionamiento para la fase 2 y se adaptará a la 3 y a la nueva normalidad. Estos protocolos estarán también activos en los centros de necesidades educativas especiales. De esta forma, la atención domiciliaria podrá implementarse siempre que exista una autorización por parte de un sanitario en la que se determine que un alumno es de riesgo.

La posibilidad de realizar escuelas de verano ha sido otro de los temas del encuentro. Desde dirección territorial, han manifestado que son conscientes de que estas actividades son un instrumento que favorece la conciliación. Por este motivo, Remolar ha remarcado que es “posible llevarlas a cabo” siempre que se cumplan con las medidas de seguridad y se opte por actividades al aire libre con grupos reducidos. Además, ha informado de que Conselleria ha dado la posibilidad a los ayuntamientos de “contar con licencias webex para realizar actividades on-line”.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO

Sobre los centros que todavía no cuentan con un equipo directivo, el responsable de dirección territorial ha manifestado que se trata de un tema que se resolverá brevemente. De hecho “la idea es que antes del 22 junio ya estén designados” para que el 1 de julio puedan trabajar ya en el diseño del nuevo curso. Por otra parte, el proceso de renovación de los libros de la Xarxa Llibres se llevará a cabo de la forma habitual y las graduaciones podrán realizarse porque “los eventos entran dentro del periodo de la nueva normalidad”. Por lo tanto, siguiendo los protocolos sanitarios “no habrá problema”, ha afirmado Remolar.

Sobre la educación on-line que se ha llevado a cabo durante el confinamiento, el jefe de Inspección Educativa, Juan Corchado, se ha mostrado comprensivo con algunas de las quejas de las familias en cuanto a algunas plataformas y al contacto entre docentes y alumnado. Al respecto, ha destacado que “en general casi todo el profesorado ha priorizado contactar con los estudiantes”.

Conselleria propuso algunos soportes de trabajo que se ha intentado que funcionen de la mejor manera posible a pesar de las “dificultades que hay en cursos de infantil y las primeras etapas de primaria”. Por eso, Corchado ha apuntado que “la idea es poder utilizar más plataformas” ahora que ya se conoce mejor una situación que llegó súbitamente: “fue prácticamente una educación de emergencia”, ha dicho. En este punto, ha reconocido que formar a los nativos digitales en algunos temas relacionados con las tecnologías podría ser positivo porque a pesar de que conocen el medio “hay ciertas cuestiones que no dominan”.

Comunicado FAMPA – Foto:José Plasencia