Geldo, Soneja, Altura y Navajas son algunos de los treinta y tres municipios de la provincia en los que el pasado año la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, realizó una revisión catastral para descubrir las casetas ilegales, piscinas y obras en áticos y jardines que no han sido declaradas y que existen diseminadas en todos los términos municipales.
La inspección, que mediante la realización de ortofotos pretende descubrir las construcciones no declaradas para que sus propietarios las legalicen y paguen por ellas o en su defecto las construcciones que no pueden ser regularizadas sean derruidas.
La campaña de revisión no contempla la imposición de multas para los infractores, aunque sí la aplicación de una pequeña sanción de sesenta euros, para financiar parte de los gastos generados por los trabajos de revisión catastral, que no conlleva una revisión de los valores del IBI, sí que podría suponer unos ingreso extra para los municipios revisados, dado que los Ayuntamientos podrían cobrar el IBI atrasado (máximo cuatro años atrás) de las construcciones que fueron levantadas ilegalmente y que por tanto no pagaban.
La campaña de revisión catastral, que voluntariamente puede ser solicitada por los ayuntamietnos, está previsto que concluya en el año 2016, de tal forma que este año 2015 serán revisados los catastros de Segorbe, Pavías y Chóvar.

Chelo Torrejón.