Asia, Europa y América del Sur, además de continentes, son los marcos geográficos a los que el veterano fotógrafo segorbino Narciso Chiva, ha dirigido el objetivo de su cámara durante los últimos tiempos.

Y es que Chiva, ha aprovechado su jubilación para viajar y conocer nuevas culturas, nuevas gentes, nuevos rostros y nuevas sonrisas, que él ha sabido inmortalizar con la lente de sus objetivos y plasmar en setenta fotografías expuestas desde ayer en la Casa Garcerán de la Fundación Bancaja Segorbe, bajo el lema Rostros y sonrisas del mundo.

Rostros y sonrisas del mundo

Narciso Chiva. Foto:J.P

Así las paredes de las salas expositivas de la Casa Garcerán se han llenado de Rostros y sonrisas del mundo, de personajes desconocidos y anónimos de países como Brasil, China, Croacia, Egipto, Filipinas, Israel, Italia, Jordania, Marruecos, República Checa, Siria, Thailandia, Túnez y Turquía.

Pero Narciso Chiva a hecho mucho más que fotografiar rostros y sonrisas ajenos a su ciudad natal, Segorbe, donde durante años ha realizado multitud de fotografías costumbristas de gran calidad, muchas de las cuales se recrea ahora en el tiempo de su jubilación a compartir con el público a través en las redes sociales, en lo que él llama “estas cosas modernas de inernet”.

Rostros y sonrisas del mundo hasta finales de mes

Rostros y sonrisas del mundo

Rostros y sonrisas del mundo. Foto: José Plasencia.

La muestra, inaugurada por el alcalde de Segorbe, Rafael Calvo; el presidente de la comisión delegada, Vicente Hervás; y el propio autor, Narciso Chiva, podrá ser visitada en la Casa Garcerán hasta el próximo día 31 de mayo, los viernes, sábados y vísperas de festivo en horario de 17 a 20 horas y los domingos y festivos de 12 a 13:30 horas y de 17 a 20 horas.

Además Chiva también estuvo acompañado y fue arropado en todo momento por su esposa, hijas y nietos, así como por las decenas y decenas de amigos que posee en Segorbe, donde la familia es muy apreciada y querida.

Esta es la segunda ocasión en que la Fundación Bancaja apuesta por mostrar en sus salas las fotografías de Narciso Chiva, que según él mismo reconoce “empezé con esto de la fotografía en el año 1945 con una cámara que compre de ocasión”.

Chelo Torrejón.