¿Para qué se utilizan en Segorbe las juntas de portavoces?
Una vez más el Partido Popular de Segorbe ha dejado pasar la oportunidad de colaborar con sus propuestas y dialogar para la mejora de las condiciones de vida de los habitantes de Segorbe en la junta de portavoces del Ayuntamiento.
La actitud de desprecio y arrogancia hacia los miembros del Equipo de Gobierno actúan de barrera para ellos en cada reunión en la que se les da ocasión de colaborar por lo que más importa y por lo que se supone que se encuentran en su lugar: por nuestra localidad.
¿Por qué no utilizan la junta para decirnos los desperfectos que han detectado y lo denuncia en las redes sociales? ¿Por qué realizan del orden de 50 ruegos y preguntas en el pleno pudiendo hacerlo en la junta de portavoces?
Desde Segorbe Participa percibimos que, a puerta cerrada su función se concreta en una sola cosa, calentar la silla. Una vez delante de las cámaras podemos alcanzar a observar que desafortunadamente tienen dos funciones: una, como ya hemos visto y demostrado en otras ocasiones, su PPostureo, no se dejan detalles cara a la galería. En segundo lugar, descargar contra este Equipo de Gobierno toda la palabrería que no consienten en pronunciar en los encuentros interiores (sin cámaras, obviamente).
Según su último artículo de opinión difundido, desde el Partido Popular afirman que “estar en el gobierno hace olvidar muchos de los principios que en el marco teórico se defienden”. Nosotros suponemos que lo dicen por experiencia. Gracias a la voluntad que esta agrupación electoral ha mantenido durante toda su trayectoria, todavía no se ha perdido el rumbo ni las ganas para sacar adelante proyectos que mejoren el bienestar de los segorbinos y segorbinas.
Pero ellos, los populares, si han empezado a perder algo, las formas principalmente. Uno de los primeros pasos ha sido el de la señora Climent , que abandonó la última junta de portavoces de malas formas.
Para esto y para mantener la boca cerrada es para lo que aprovechan el tiempo en el que pueden presentar propuestas que los interesados en el bien de Segorbe atenderíamos con satisfacción, porque al fin y al cabo el cometido de todos nuestros colores debería ser el mismo, trabajar por el pueblo, con cámaras o sin ellas. Además de saber mantener la atención y el poder, se debe saber asumir una derrota.
Y es que la única finalidad deducible del conjunto de actuaciones mueven al Partido Popular segorbino es el de recuperar el poder. Es evidente que durante los tres años que han hecho oposición se han olvidado completamente del trabajo por los habitantes del municipio y sus iniciativas se han quedado en la búsqueda a toda costa de encontrar la mínima excusa para criticar a las personas que se preocupan por mejorar las condiciones de vida de Segorbe. Sobran minutos de dedicación a cómo conseguir la batuta, y faltan horas de meditación en preocuparse del verdadero sentido de quien se encuentra en un Ayuntamiento, trabajar por su pueblo, esto no consiste en tener un buen escaparate.