Perder un juicio nunca es agradable para nadie, independientemente de que sea una institución o un particular, pero perderlo por presentar los papeles fuera de plazo es algo que no tiene excusa, máxime sí encima el Tribunal te condena a pagar 4.000 euros de costas del juicio.

Por esta causa, por presentar los papeles fuera de plazo, es por la que el Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de anulación interpuesto por el anterior equipo de gobierno el Ayuntamiento de Segorbe por un presunto error judicial de la sentencia que condenaba al consistorio segorbino a devolver más de 600.000 euros a los propietarios de varias parcelas del Sector Uno por haberlas retasado al 70% del Programa de Actuación integrada realizado en su día en esta zona.

El Alto Tribunal ha declarado la inadmisión de este recurso porque se presentó fuera de tiempo, “habiendo trascurrido en exceso el plazo de tres meses” desde que días después del 24 de julio de 2013 se notificase al ayuntamiento la providencia que agotó los recursos previstos en el ordenamiento jurídico. El Ayuntamiento presentó el recurso en enero de 2014. Asimismo, el TS condena al ayuntamiento a pagar 4000 euros por costas judiciales.

Por su parte, el consistorio solicitaba que el TS anulase la sentencia de 23 de noviembre de 2012, los Autos de 18 de enero y 10 de junio de 2013 y la Providencia de 24 de julio de 2013, resoluciones todas ellas dictadas por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la ComunitatValenciana, en las que se declaraba nulo el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Segorbe del 14 de marzo de 2006. Acuerdo donde se aprobó definitivamente la modificación del Programa de Actuación Integrada del Sector Uno.

El anterior equipo de gobierno alegaba que la sentencia estaría “basada en un error matemático”. El ex alcalde, Rafael Calvo, explicó en su día que el TSJCV valoró el presupuesto de urbanización del PAI de 200.000 metros cuadrados “en 800.000 euros, frente a los cerca de cinco millones de euros por los que se adjudicó en su día”. Según su perspectiva, con estos datos, la retasación de cargas que se hizo posteriormente por la realización de varias mejoras era del 12%, por debajo del máximo legal permitido, el 20%. Ahora, el TS no ha entrado a valorar este aspecto y ha atendido las alegaciones interpuestas por la Asociación de vecinos del S1 (demandantes del proceso), así como a la Fiscalía y al abogado del estado que apuntan que el recurso fue interpuesto fuera de plazo.

Cabe destacar que la larga batalla judicial comenzó hace nueve años cuando la Asociación de Vecinos del Sector uno presentó un contencioso contra la resolución del acuerdo de pleno. Tras varias sentencias favorables al ayuntamiento en los tribunales provinciales basándose en la ilegitimidad de representación de esta Asociación “por carecer de los acuerdos y documentación necesarios que le diesen validez legal para presentar el recurso”, el TSJCV dio la razón en última instancia al representante de la Asociación de vecinos del S-1. El tribunal valenciano, no solo reconoce a esta asociación sino que además en su fallo culpaba al ayuntamiento de “no respetar los derechos de los propietarios al no informarles de la retasación”. Tras la solicitud del ayuntamiento de aclaraciones de sentencia y la interposición de recursos de nulidad desestimados ante el TSJCV, en enero de 2014, el TS admitió a trámite este último recurso de error judicial. Más de un año después, el alto tribunal ha desestimado también el último intento realizado por el anterior equipo de gobierno para no tener que abonar los costes a los propietarios.

Segorbe pierde un jucio por presentar papeles fuera de plazo

Chelo Torrejón/ Ana Monleón.