El disparo de una carcasa ha recordado hoy en la calle de Colón de Segorbe la centenaria tradición de la Entrada de Toros y Caballos suspendida a causa del coronavirus.

El simbólico acto ha atraído hasta la calle a más de medio centenar de personas entre curiosos nostálgicos y medios de comunicación.

Casi la totalidad de todas ellas llevaba mascarilla y en algunos casos también portaban los típicos pañuelos y garrotes de la fiesta segorbina.

La carcasa, al igual que hubiera ocurrido en tiempos normales sin ninguna amenaza de pandemia, ha sido disparada en la plaza del Obispo Ahedo a las dos en punto de la tarde después de sonar la campana de las horas en el campanario de la Catedral-Basílica, tras lo que dos jinetes han bajado tranquilamente por el recorrido de la calle de Colón.

De esta forma los segorbinos han querido recordar la que sin duda es su fiesta más importante, multitudinaria, participativa y multicolor, razones estás por las que goza del reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Internacional.

El disparo de la carcasa volverá a repetirse todos los días  que restan de semana, durante la que un año normal los segorbinos hubieran celebrado la semana grande de las Fiestas.

Chelo Torrejón – Fotos:José Plasencia

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA