Sigue sin aparecer el ganador de la casa rifa

El 42.916 es el número ganador de la rifa de una casa en pleno casco antiguo de Segorbe. El premio, una vivienda valorada en 90.000 euros y 141 metros cuadrados que todavía sigue esperando a su nuevo propietario. Y es que, a poco más de 20 días para que acabe el plazo, los promotores de la rifa no tienen noticias del comprador del boleto ganador.

El 42.916 fue el número agraciado extraído en valencia, el 29 de marzo ante notario, y su portador “parece ser que todavía no se habría enterado”. Al menos así lo explicaba ayer a InfoPalancia, Pepe Bolumar, promotor con su familia de esta iniciativa, quien afirmaba que todavía nadie se había puesto en contacto con ellos para decir que era el agraciado. En este sentido, comentaba “me parece ya bastante difícil que salga, pero de verdad que me gustaría entregar la casa, sobre todo, apuntaba, por despejar cualquier duda que pueda surgir a nivel social”.

Así pues, el negocio podría en 20 días “salirle redondo” a los propietarios de la vivienda que, como estipulan las bases del concurso, si en un año no aparece el beneficiario, pasaría de nuevo a manos de la actual dueña, María Amparo Bolumar. Durante el sorteo, los impulsores del concurso vendieron 32.000 papeletas, a diez euros cada una, a través de su web lotohome. es y en distintos estands colocados por ferias y fiestas de la Comunitat Valenciana. De hecho, según los cálculos realizados por los vendedores, el número se habría vendido por Navidad, en la plaza de los Pinazos del metro de Valencia.

Bolumar apuntaba ayer que, “a pesar de que la vivencia ha sido muy positiva, si en el plazo que queda no aparece el propietario no volveremos a sortear la casa, intentaremos venderla o ya veremos que hacemos”.

Sin embargo, la experiencia enriquecedora y la necesidad de continuar actualizando y manteniendo la web durante un año ha hecho que esta familia segorbina haya decidido emprender su propio portal de negocio y asesoramiento de sorteo de casas.

Tanto es así, comenta Bolumar, que “ya hemos dado asesoramiento a más de 1000 personas que se han puesto en contacto con interés de hacer lo mismo”. Ahora desde Lotohome.es están estudiando las posibilidades de cada una de las casas que cumplen los requisitos, los trámites y lo que costaría para que otros interesados puedan hacer lo mismo sin la necesidad de informarse y realizar tantos trámites burocráticos como realizaron ellos.

Y es que, la novedad al ser la primera vez en España que el ministerio de Hacienda autorizaba a realizar el sorteo de una casa supuso infinidad de trámites que hoy día sientan las bases de cara a la realización de nuevas rifas. Un hecho del que Bolumar se siente orgulloso: “un año después sigo pensando que la experiencia ha sido muy positiva, tanto porque se trataba de un proyecto muy novedoso, como porque finalmente ha tenido un éxito rotundo y todo salió perfecto y mucha gente se ha interesado y te lo reconoce”.

Aún así, apunta, “nuestro trabajo consiste solo en aconsejar y en organizar, por ejemplo que no se lleve a cabo el sorteo de más de una casa en cada comunidad, pero la última palabra la tienen los propietarios, por lo que todavía no se ha comenzado el sorteo de otra vivienda”.

Cabe recordar que la amplia oferta que copa el mercado inmobiliario y la escasa demanda de compradores de los últimos años hizo que, hace dos años, esta familia de Segorbe decidiese rifar su casa valorada en 90.000 euros y totalmente libre de cargas de todas las gestiones posteriores.

Todo un golpe de efecto digno de las mejores estrategias de marketing que el próximo 29 de marzo puede convertirse en un negocio redondo si además el propietario no aparece. Entre las condiciones, tanto si se vendían 3000, como 40.000 papeletas, la rifa se realizaría entre los números vendidos, por lo que el premio estaba garantizado. Esto hizo que la gente se animase a comprar. Asimismo, el ministerio de Hacienda legalizó este sorteo y fijó, conforme a la ley de juegos, las condiciones del mismo.

Sigue sin aparecer el ganador de la casa rifa

Ana Monleón