Cuando va a hacer un mes desde que se detectase un problema de hongos en varias palmeras del Manantial de la Esperanza de Segorbe, el Ayuntamiento de la capital palantina todavía no ha diagnosticado el tipo de infección que les afecta. Así lo comunicó el concejal de medioambiente, Luis Gil quien explicó que el consistorio tiene previsto enviar “en los próximos días” a la Universidad Politècnica de València varias muestras con el fin de que sea la entidad la encargada de determinar el tipo de hongo que está debilitando varios ejemplares del manantial. Gil explicó que “los hongos están afectado en general. No es que maten las palmeras pero al haber tanta densidad, la humedad y la falta de aireación está haciendo que las hojas se pongan marrones y algo amarillas”. El edil apuntó que estamos en contacto con la universidad de valencia y en estos días vamos a mandar las pruebas para que nos hagan una muestra definitiva”.

Durante este tiempo, el consistorio ha estado tratando las palmeras ubicadas en el Manantial de la Esperanza con fungicidas generalizados con cobre. “No se trata de un tratamiento específico porque todavía desconocemos la causa y los hongos, por lo que en cuanto lo sepamos, actuaremos”, aclaró Gil.

Cabe destacar que sería hace un mes cuando la infección llegó en forma de hongos hasta las palmeras del Manantial de La Esperanza de Segorbe. La afección empezó con dos ejemplares de las más de 200 palmeras que conforman parte de este emblemático paraje natural segorbino. En su día, el concejal ya comunicó que estaban en contacto con la UPV para detectar el tipo de hongo y saber así su tratamiento a aplicar. El Ayuntamiento procedió a quitar las hojas afectadas, mientras continúa a la espera de un informe técnico, para obtener el cual todavía no ha enviado una muestra, con el fin de detectar el tipo de hongo y poder actuar del modo más efectivo contra él. En cualquier caso, el consistorio apuntó que no se trata de una infección por el temido escarabajo del picudo rojo, que en los últimos años ha arrasado gran parte del paisaje formado por palmeras de la Comunitat Valenciana.

Siguen sin identificar el hongo del palmeral

Ana Monleón.