SOCIALISTAS SIN SABERLO

Según la Real Academia de la Lengua «feminismo» es el ‘principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre’ y el ‘movimiento que lucha por la realización’ de esa igualdad. Sin embargo, no se debe confundir feminismo con machismo porque simplemente no son antónimos ni tampoco son dos términos equiparables ni por supuesto el movimiento feminista ha pertenecido ni pertenece en exclusiva al socialismo sino a todas y cada una de las mujeres, eso sí, sin criminalizar ni señalar al hombre solo por ser hombre, como el enemigo a batir, porque no hay dos personas iguales.

A priori, parece que estas diferencias no tengan que ser imprescindibles ni necesarias que se deban aclarar, pero solo a priori.

ESCUELA DE DANZA
Visto y oído el manifiesto leído por la concejala de igualdad del Ayuntamiento de Segorbe el pasado jueves 8 de marzo con motivo del Día Internacional del la Mujer, es preciso matizar ciertas afirmaciones que sin duda dejaron perplejo a más de uno. La edil afirmaba que poco sabemos de sus orígenes (refiriéndose al propio origen del día), que se remontan a finales del s. XIX, cuando se desencadenó un movimiento internacional de mujeres socialistas, cuya exclusiva finalidad fue promover la lucha por el derecho al voto de las mujeres”.

Hasta la fecha y que se sepa, ni las mujeres trabajadoras del sector textil de Nueva York que protestaron por sus ínfimas condiciones laborales ni las 129 mujeres trabajadoras que murieron quemadas en un incendio de la factoría Cotton Textile Factory durante sus protestas tenían filiación política y menos socialista, porque entre otras cosas en EEUU nunca ha habido socialismo con implantación, justo por eso es el país más avanzado del mundo y si no, echen un vistazo a la obra ¿Por qué no hay socialismo en los Estados Unidos? de Werner Sombart.

Al parecer, aquellas heroínas eran socialistas y no lo sabían, en una nación en la que ni si quiera existen los sindicatos “de clase” al modo marxista, si no los sindicatos profesionales, agrupados no por el hecho de pertenecer a la “clase trabajadora” si o a una profesión determinada.

Pero volviendo al tema sobre el feminismo y el machismo en nuestra sociedad, todos, absolutamente todos, hombres y mujeres podemos ser víctimas y verdugos.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
ESCUELA DE DANZA
¿Por qué se da siempre por hecho que los hombres son maltratadores, asesinos o violadores en potencia simplemente por el hecho de ser hombres? ¿Por qué no se trata el problema desde el punto de vista de la problemática de la propia mente del ser humano? Parece que el problema no es ya que él sea un ser humano, sino que como hombre no se puede esperar otra cosa.

Ahora bien, tanto hombres como mujeres somos emisores de pequeñas acciones de micromachismo, por ejemplo, tratar a una mujer de señora o señorita según su estado civil, algo que actualmente es totalmente ridículo, pero aun se sigue utilizando a modo de intento hiriente por parte del interlocutor.

Según palabras de la propia edil de igualdad socialista deseaba poder “celebrar este como el “Día Internacional de la Persona Humana”, cómo si una persona pudiera no ser humana.

En lugar de las frases huecas y lugares comunes que utiliza la izquierda para arrogarse las justas reivindicaciones femeninas, deberían preguntarse con honestidad cuando accedió la mujer a su derecho al trabajo, y verán que fue mayoritariamente con el primer gobierno popular. Al igual que se retrocedió después con casi dos millones de mujeres despedidas con un gobierno socialista y hoy con las reformas económicas hemos alcanzado el número más alto de mujeres con empleo.