Los alcaldes de Soneja y Sot de Ferrer han hecho público su malestar por las acusaciones realizadas en su contra por los Acequia Mayor de Sagunto al decir que los regantes de dicha poblaciones les quitan el agua.

Y es que los dirigentes de la Acequia Mayor de Sagunto pidieron a la Confederación Hidrográfica del Júcar la colocación de un caudalímetro para comprobar si los regantes de los municipios del Palancia utilizaban el agua conforme a la concesión otorgada por el organismo de cuenca, ya que los de Sagunto siempre han tenido sospechas del aprovechamiento que realizan ambos pueblos.

Sobre este punto el presidente del Sindicato de Riegos de Segorbe, José Luis García Gil, se mostró prudente y no quiso entrar en esta polémica, dado que “no podemos acusar a nadie ni decir nada e algo que no se sabe seguro”.

Por ello los alcaldes de Soneja y Sot de Ferrer se han unido y emitido un comunicado conjunto en el que afirmar que “están llamando ladrones a los vecinos de Soneja y Sot de Ferrer. Un insulto y una falta de respeto hacia nuestros vecinos que como alcaldes no podemos consentir. Consideramos que es una grave irresponsabilidad por parte de los dirigentes de la Acequia Mayor de Sagunto iniciar una escalada de acusaciones que a lo único que puede conducir es a un conflicto entre los pueblos”.

“No sabemos qué es lo que pretenden con este tipo de amenazas y faltas de respeto hacia los vecinos de dos pueblos que, en ningún momento han tenido intención de perjudicar nunca a nadie. Los habitantes de Soneja y de Sot de Ferrer son gente honrada que no se merecen ataques como los que están sufriendo. No tenemos ninguna intención en entrar al trapo de estos ataques e iniciar una escalada de acusaciones mutuas, que a lo único que puede conducir es a un deterioro de la convivencia entre nuestros pueblos, pero tampoco vamos a quedarnos de brazos cruzados viendo como se nos llama ladrones y se atenta contra la dignidad de nuestros vecinos. En un estado de derecho quien acusa, y mucho más si acusa de un delito, debe tener la decencia de probar la acusación, lo contrario se llama difamación. No se puede llamar ladrones a los regantes de dos pueblos por meras “sospechas””.

La polémica, según el comunicado viene de jejos, dado que los dirigentes de la Acequia Mayor de Sagunto “nunca han querido aceptar, o no les ha interesado hacerlo, que el río tiene filtraciones, y que es de pura lógica que no llegue el mismo caudal de agua que sale del pantano del Regajo a Sagunto. Efectivamente, se pierde por el camino, no porque existan “ladrones” que se la llevan, sino porque se filtra en diferentes puntos del cauce. Es más fácil apuntar con el dedo acusador a otros que no aceptar una realidad física”.

“Es el colmo del absurdo decir que Soneja y Sot de Ferrer consumen más agua de la que les corresponde en derecho, y decirlo precisamente ahora, que es cuando menos se riega en estos pueblos. Por desgracia, casi el 80 % de la huerta vieja de Soneja y de Sot de Ferrer, que son las que riegan con agua del río, no se trabajan y están abandonadas. Decir que a Sagunto llega menos agua porque Soneja y Sot de Ferrer la roban es, a parte de indecente, ridículo. Por tanto, no sabemos en qué fundan estos señores sus “sospechas”, pero sus acusaciones solo hacen que retratarles a ellos”.

Los alcaldes de Soneja y Sot de Ferrer tienen previsto solicitar una entrevista con la Confederación Hidrográfica del Júcar para tratar de el tema, sobre el que exigen responsabilidad y respeto a los dirigentes de la Acequia Mayor de Sagunto.

Soneja y Sot niegan robar el agua

Chelo Torrejón.