Con un taller participativo de cocina medieval en el huerto del antiguo Palacio de Sot de Ferrer, al que asistirán una treintena de participantes,  comienza hoy el programa de actos conmemorativos de la Carta Puebla de Sot de Ferrer.

La plaza de España y la plaza de la Iglesia, acogerán también posteriormente la mayor parte de actos programados para el resto del día, los cuales empezaran a las once de la mañana con un taller infantil de confección de mándalas y monederos de cuero.

Titeres, conferencias, danzas, madrigales  y comidas populares dan forma al apretado programa preparado por el Ayuntamiento de Sot de Ferrer para la X edición de  la Conmemoración de la Carta de Población de 1610.

Y es que desde hace una década los vecinos de Sot de Ferrer suelen salir a la calle tal día como hoy para conmemorar el otorgamiento de la Carta Puebla a lo localidad, lo que no pasaría de ser una simple efeméride festiva más si no fuera por el hecho que los  soteros salen a la calle vestidos a la antigua usanza.

JOYERIA ROYO
ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
Emulando la moda del siglo XVII los vecinos recuerdan la efeméride ataviados con dicha indumentaria, para festejar durante todo el día la obtención del texto referencial que permanecería vigente en la localidad hasta finales del XIX cuando desaparecieron los señoríos.

Así desde las once de la mañana ya hasta la media noche, habrá actividades para todos los gustos, las cuales concluirán con una cena de hermandad en la plaza de la Iglesia.

Una carta-puebla o carta de población es una documento especial otorgado durante la Edad Media por una autoridad a los pobladores de un territorio. Esta autoridad podía ser señorial o eclesiástica: reyes, señores, Iglesia, Ordenes militares, Ordenes religiosas.

Los pobladores son las personas que se asientan en la nueva tierra que se puebla (o repuebla), y que procedan de otro no muy lejano del nuevo lugar que toman por residencia. En la carta-puebla, como documento jurídico y administrativo, se consignan las normas generales a las que deben ajustarse los nuevos pobladores o los que fueran después a poblar: obligaciones, exenciones, privilegios, fueros, etc.

Las cartas de población recogen muy someramente estas normas y remiten a algún fuero más extenso, donde se amplían todas las cuestiones jurídicas.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia