JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Mientras 15 familias segorbinas tratan de recuperar los restos de sus familiares fusilados por el franquismo en 1939 tras más de 80 años en una fosa común, la señora alcaldesa, Mª Carmen Climent acepta de muy buena gana el busto de aquel que los fusiló y afirma en el pleno, que el busto del dictador se colocará donde su autor lo considere. Lo que deja a cualquier persona sin palabras.

La actuación del PP en el pleno de Segorbe celebrado este miércoles dejaría sin palabras a cualquier persona que haya leído un mínimo de historia de nuestro país. La señora Climent acepta de muy buena gana y con una férrea defensa, una colección de réplicas de escayola entre las que se encuentra un busto del dictador que asesinó a cientos de miles de españoles por sus ideales republicanos. A pesar de que, al día siguiente, en sus redes sociales de propaganda parecen afirmar lo contrario.

No es la primera vez que el Partido Popular segorbino se pone de ese lado, ya que en la anterior legislatura se opusieron a cambiar el nombre de las calles Santiago Martín Báguenas y Valentín Galarza, que incumplían la ley de memoria histórica por hacer referencia a personajes relacionados con el franquismo, y durante su etapa de gobierno anterior se sintieron muy cómodos incumpliendo esta ley durante años permitiendo que los nombre de estas calles permanecieran en el callejero segorbino hasta la llegada de Segorbe Participa al gobierno local.

La concejala de Segorbe Participa,Teresa Mateo, votó en contra por este y más motivos, entre ellos:
La omisión de que son copias o moldes de las originales, lo que puede hacer pensar a quien no ha leído el expediente, que son las propias obras originales cuando no lo son.

La falta de una tasación real de la colección por un experto en arte, y no por el propio autor, que las ha tasado estas copias y moldes en 600.000€.
Segorbe Participa – Foto:José Plasencia