El Club Bonsai de Segorbe ha organizado para el próximo día 25 un Taller Didáctico dirigido al público infantil, al que aleccionará sobre diversos aspectos prácticos y teóricos de este milenario arte del cuidado de árboles.

Escenario y objetivos del Taller infantil de bonsais

El taller tendrá lugar a partir de las once de la mañana en la plaza del Agua Limpia de Segorbe, donde también se emplazaran las casetas de la llamada Feria del Libro que está previsto celebrar ese día.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración de la concejalía de medio ambiente, “se enfoca principalmente a los más pequeños, pues es la edad donde se adquieren conocimientos y hábitos que perdura en el tiempo y en este caso en el cuidado de los árboles, tipo Bonsais”, afirmó el concejal Vicente Hervás.

Taller infantil de bonsais i

Bonsai del Club de Segobe. Foto:J.P.

El cuidado de los bonsáis requiere un meticuloso calendario de eliminación y selección de brotes, poda, alambrado de ramas y abonado, en algunos casos escaso, pero siempre presente, ya que este se utiliza para controlar y restringir la brotación demasiado vigorosa.

El Club Bonsai, que literalmente traducido del japonés significa plantado en una maceta, organiza anualmente durante la primera semana de las Fiestas Patronales de Segorbe una magnífica exposición de bonsáis, que nada tiene que envidiar a las de las grandes ciudades, ya que entre los asociados del club hay verdaderos maestros de este ancestral arte japonés.

La mayor parte de los bonsáis tienen una altura que no supera el metro (cuatro pies) de altura aunque no se trate de plantas genéticamente enanas. Aunque las plantas de hojas pequeñas se adaptan mejor a su formación como bonsáis y facilitan por tanto el diseño de estas representaciones, en realidad, cualquier planta con tallo leñoso o tronco del que crezcan verdaderas ramas puede ser cultivada en una pequeña maceta, con una baja capacidad para retener nutrientes donde sus raíces verán limitado su crecimiento, y, por tanto, pueden ser empleadas para formar un bonsái, aunque es más fácil si posee hojas ya de por sí pequeñas o que bien estas puedan ser reducidas en tamaño.

El objetivo final del Bonsái es crear una representación miniaturizada pero realista de una parte de la naturaleza, concretamente un árbol. Los bonsáis no son plantas genéticamente enanas, de hecho, cualquier especie arbórea puede ser usada para formar uno de ellos.

Chelo Torrejón.