JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Un equipo de técnicos de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, a través del equipo de Árboles Monumentales del Centro para la Investigación y Experimentación Forestal (CIEF), se ha desplazado esta mañana al municipio de Navajas para comprobar in situ el estado del olmo centenario  plantado en la plaza del pueblo  en el año  1636.

El árbol goza actualmente de buena salud y vitalidad, pero su estructura se ha ido deteriorando y requiere un seguimiento continuado.

Este ejemplar fue elegido el año pasado como mejor árbol de España, según los resultados del concurso de Bosques Sin Fronteras y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Dentro de la atención que la Conselleria mantiene sobre el árbol, un equipo de especialistas ha analizado el estado actual del olmo con un instrumental especializado, para elaborar una evaluación de los riesgos que le afectan actualmente. El resultado de la evaluación determinará las actuaciones futuras por parte del equipo de Árboles Monumentales.

Las primeras actuaciones del CIEF en el olmo de Navajas empezaron el año 2013, y desde 2017 se ha realizado un seguimiento exhaustivo con actuaciones periódicas. El principal objetivo de los trabajos consiste en asegurar la conservación del árbol con podas de compensación y, por tanto, evitar el riesgo de rotura de alguna de sus ramas.

El olmo de Navajas tiene 19 m de altura y 22 m de diámetro máximo de copa. Se trata del olmo más grande de la Comunidad Valenciana con una estructura bien conformada.

La población de olmos en la Península Ibérica se ha visto reducida en las últimas décadas entre un 80% y un 90%, debido a la grafiosis, una grave enfermedad provocada por el hongo Ceratocystis ulmi. La principal vía de difusión de la grafiosis son unos pequeños coleópteros, que transportan adheridas a su cuerpo las esporas del hongo de los árboles atacados a los sanos.

Chelo Torrejón