© Tercer varapalo al chantaje lingüístico de Marzá .-

  • El TSJ ha suspendido cautelarmente por tercera vez el decreto lingüístico que imponía el valenciano entre los escolares.
  • La libertad, el respeto y la igualdad entre los niños de la Comunidad Valenciana cada vez más cerca.
  • Marzà y el tripartito valenciano ven como se va esfumando paulatinamente su proyecto de adoctrinamiento ideológico en los colegios.
    ESCUELA DE DANZA

 

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
ESCUELA DE DANZA
El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha vuelto a suspender cautelarmente por tercera vez el decreto sobre plurilingüismo. Primero fue el recurso presentado por la Diputación de Alicante, después el de la Asociación en Defensa del Castellano y, en esta ocasión, por el recurso presentado por el sindicato Unión Sindical Obrera.

Ya van tres suspensiones emitidas en tan sólo dos semanas y, todavía, quedan seis recursos presentados pendientes de resolución. Este nuevo auto presentado por el TSJ es alentador para la sociedad valenciana ya que se está cada vez más cerca de la paralización del nuevo modelo lingüístico, el cual pretendía la Consellería de Educación entrara en vigor el próximo mes de septiembre. Este chantaje lingüístico que se pretendía implantar desde el gobierno de la izquierda hace distinción entre alumnos de primera y de segunda clase, coarta la libertad de elección de los padres, obliga a aquellos alumnos que quieran tener siete horas en inglés y titulación acreditativa a tener diecisiete horas en valenciano como moneda de cambio, así como dejar de lado la formación en lengua castellana. La supresión, es por tanto, un motivo de alegría para las familias y un aliento en la lucha diaria de la sociedad valenciana contra la imposición lingüística.

Tercer varapalo al chantaje lingüístico de Marzá

Grupo Municipal PP