Torás celebra con un volteo la donación de una nueva campana

Desde hace unos meses el campanario de Torás, un municipio de la provincia de Castellón, en la comarca del Alto Palancia cuenta con una nueva campana.

Una familia valenciana ha donado una campana de 244 kg fundida en Cantabria por Abel Portilla. Ha sido dotada de yugo de madera de estilo valenciano con motor a impulsos (imitando el toque manual y que no impide el mismo) y un martillo para los repiques. Los trabajos han sido llevados a cabo por 2001 Técnica y Artesanía

Este domingo dia 15 de julio, en la víspera de la Festividad de la Virgen de Carmen, la Parroquia acogerá una misa a las 10 en honor a la Virgen del Carmen, posteriormente a las 11:30 Disparo de Cohetes y Tracas, y también tendremos cerveza y jamón. Luego realizaremos la Asociación Mestres Campaners de Valencia, un concierto manual de campanas, donde realizaremos diferentes formas de voltear las campanas, al estilo tradicional de Valencia, volteándolas hacia un sentido y hacia otro, con pianos (volteando todas a la vez), alternadas(volteo en solitario de una en una), passà de fita (volteo por separado) y finalizando con un volteo general. Para tal efeméride, la nueva campana tendrá el mayor protagonismo empezando y terminando con ella.

El campanario de Torás está construido entre 1848 y 1869. El templo presenta torre campanario que se sitúa a los pies del mismo, en el lado de la epístola, en el que se sitúa también un reloj. Su construcción sigue la línea del resto del templo, utilizando nuevamente como material el ladrillo, y la mampostería. Presenta tres cuerpos, el segundo cuenta con cuatro ventanas para las campanas y en su cara exterior pilastras de orden toscano y cornisa. Remata el campanario una torreta cuadrangular con veleta.

RODOLFO Y VENTURA
El campanario hasta 2018 disponía de dos campanas que presentamos de menor a mayor. En 1906 mandan fundir una campana a Jaime Rosas y Vicente Moreno con un peso de unos 64 kg y le ponen de nombre San Juan Bautista. Pero anteriormente funden una de autor desconocido y bajo el nombre de 1896 de unos 368 kg. No cabe duda que fue fundida en el momento de la finalización del campanario, como así consta en su epigrafía. En 2014 sufrió una grieta, que en 2016 fue llevada a Alemania para soldar y recuperar su voz original, y así se está escuchando la misma voz que escucharon los que vivieron en aquella época.

Hay que tener en cuenta que en momento de la instalación de las campanas, se les dotaron con un contrapeso de madera y que en el momento de la electrificación la casa Salvador Manclus les cambio del yugo de madera por uno de hierro, para lo que en aquella época se conocía como “modernidad”, ya que el “pueblo del al lado las tiene eléctricas, nosotros no vamos a ser menos”.

Y ahora en 2018 se ha fundido una nueva campana, que más arriba hemos dado los detalles.

Desde Mestres Campaners de Valencia, os damos las más sinceras enhorabuenas a [email protected] los que han hecho posible este gran esfuerzo, esperando poner el broche de oro con la restauración de las otras dos.

 Raúl Rubio Constant, secretario de Mestres Campaners