Chapuzón después de la carrera. Fotos:V.P.

Todos los años por estas fechas, el último sábado de diciembre, el Club de Atletismo de Navajas celebra lo que ellos mismos llaman la carrera social del club, también llamada “Subida a Montanejos”. Consiste en reunirse todos los socios, en la plaza del Olmo, en esa mañana de las postrimerías del año, hacerse la foto oficial delante del Belén, y salir corriendo hacia Montanejos, dispuestos a una dura jornada.

Como es lógico, no todos los atletas están preparados para hacerse los 35 kms que nos separan de la población hermana, así que unos empiezan en Navajas, otros comienzan en Jérica, hay otros que lo hacen desde Caudiel, incluso alguno solamente se atreve si empieza en el puerto de Arenillas, pero lo que todos tienen claro es que la meta está en Montanejos, o para ser más exactos, en la Fuente de los Baños de esta población.

Las duchas para quitarse el sudor? No hay que preocuparse, el agua del río dicen que está calentita, y que un buen chapuzón en el agua del Mijares repara todo el cansancio acumulado en la prueba. Pero no os lo creáis, el agua está bastante fría y sobretodo el airecito que hace cuando sales mojado te quita el sofoco de un plumazo.

Eso si, la comida de hermandad que se realiza a continuación, después de haber subido los niveles de líquidos y azúcares, es uno de los momentos más importantes del día. Se comenta la carrera, se suceden las bromas y hasta algún socio mas antiguo recibe el homenaje de los más jóvenes. Y por supuesto se pasan las cuentas del ejercicio y se preparan las pruebas que se tienen que organizar en el año próximo o en las que cada uno piensa participar.

En fin, un día de balances y de buenos propósitos, que no siempre se cumplen, pero que llenan de ilusión a un club que este año como principales retos tiene la organización de la 33 edición de la “Media Maratón de Navajas” a celebrar el 1 de agosto y la primera “Maratón Vía Verde Ojos Negros Navajas” para el 12 de abril.

Vicente Plantado.