Un vecino de Altura se ha encontrado a primera hora de esta mañana con el cadáver de un murciélago orejudo en la plaza Mayor, lo que resulta bastante inusual debido a que esta especie solo suele habitar en las islas Canarias.

Pese a ello durante el pasado mes de mayo, en pleno confinamiento, el Ayuntamiento de Bejís también informó del hallazgo de otro murciélago orejudo muerto en el término municipal.

El murciélago orejudo es una especie protegida cuya presencia es abundante en el norte de Europa. Es una de las siete especies de murciélagos que habitan las Islas Canarias pero el único endémico del archipiélago, en concreto es un endemismo tinerfeño y solo vive en las islas de Tenerife, La Palma y El Hierro.

Se caracteriza por poseer unas orejas de gran tamaño, lo que ha dado lugar al nombre común. Está en peligro de extinción. Se trata de un murciélago de tamaño medio, 40-46 mm, y las hembras son más grandes que los machos. Sus enormes orejas miden aproximadamente 40 mm. De color marrón muy oscuro, un poco más claro cuando crecen.

Son animales nocturnos que han perdido casi por completo el sentido de la vista y en cambio han desarrollado una capacidad con la que calculan la distancia a los objetos a través de la emisión de ultrasonidos y la interpretación del eco de los mismos, esta peculiar habilidad se denomina “ecolocación”

Son animales insectívoros que cazan de noche, entre sus preferencias a la hora de elegir alimentos se encuentran toda clase de mariposas, palomillas y polillas nocturnas. El murciélago orejudo hiberna durante los meses de invierno.

Chelo Torrejón – Foto: Jorge Monzó

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA