Una plaga de milpies invade varias calles de Segorbe

Milpiés recogidos en el balcón. Foto:IP.

Decenas, cientos y hasta miles de miriápodos, conocidos popularmente con el nombre de milpiés, reptan por las paredes de al menos dos fincas de viviendas ubicadas en las calles Matet, Bejís y Navajas de Segorbe, en las que algunos vecinos se han visto obligados a cambiar de residencia durante el verano para huir de la plaga de gusanos.

Otros vecinos se han tenido que conformar con vivir encerrados en sus casas a cal y canto, ya que no pueden abrir las ventanas si no quieren que esta plaga de invertebrados se cuele en sus domicilios, por lo que han tenido que sufrir un verano mucho más caluroso que el resto de los segorbinos.

Y es los milpiés anidan y se reproducen sin control en un solar de aproximadamente unos mil metros cuadrados ubicado entre las calles Matet y Bejís, del que diariamente salen miles de miriápodos para invadir todo aquello que encuentran a su paso, poniendo en peligro incluso la propia salubridad del lugar.

Los milpies suben por la fachadadel edificio. Foto:J.Plasencia.

Milpiés subiendo por la fachada. Foto:J.P.

Por ello los vecinos se sienten acobardados e impotentes, ya que estos han intentado infructuosamente solucionar el problema hablando con el propietario del solar y presentado quejas individuales y colectivas en el Ayuntamiento, aunque ni uno ni otro ha hecho demasiado para acabar con la plaga que los vecinos vienen sufriendo desde principios del pasado mes de julio.

“No sabemos qué más hacer. Parece que nadie nos hace caso y aquí es imposible vivir así. No podemos abrir las ventanas aunque tengamos mosquiteras porque se nos meten los gusanos y mucho menos salir a la terraza”, según explicó a InfoPalancia una de las vecinas afectadas.

“Esto ha llegado a unos límites que no puede ser. Hasta para entrar en el patio de la finca vamos con miedo porque los gusanos están pegados en el techo y se acumulan en todas las esquinas y en el momento menos pensado se te caen encima cuando entras. Alguien tendrá     que fumigar o hacer algo porque aquí nadie hace nada”.

Otro de los vecinos asegura que “mi casa da al otro lado del solar y parece que entran menos gusanos que en otras pero entrar en el garaje es toda una odisea porque los seis o siete metros de suelo de al lado de la puerta están completamente cubiertos de bichos de esos”.

Los miriapodos se acumulan en los rincones. Foto:J.P.

Los miriapodos se acumulan en los rincones. Foto:J.P.

Los invertebrados cubren el suelo. Foto:J.Plasencia.

Los invertebrados cubren el suelo. Foto:J.Plasencia.

La invasión de los milpiés, que se alimentan de materia orgánica, se prolonga ya más de tres meses y es especialmente virulenta tras los días de lluvia o en los que existe un elevado grado de humedad, por lo que la eliminación de los mismos requiere la urgente intervención de la Administración Local como responsable máxima de las condiciones de seguridad y salubridad del municipio, ya que esta es quién debe hacer cumplir la legislación al respecto promulgada por el Gobierno Central.

Los miriápodos o mil pies se encuentran en la mayor parte del mundo. Tienen una cabeza corta, cuerpo segmentado largo y muchos pares de patas. Cada segmento del cuerpo tiene dos pares de patas, al igual que todos los miembros de la clase Diplopoda. Cuando caminan cada par de patas se levanta al mismo tiempo, moviéndose a lo largo como una ola. Su exoesqueleto duro ayuda a protegerlos contra los depredadores.

Cuando se siente amenazado, se enrolla en una espiral para proteger la parte inferior más vulnerable. La vista es deficiente o inexistente. Son detritívoros, la madera podrida y hojas forman la parte principal de su dieta, rompiendo material vegetal muerto en trozos pequeños. las bacterias y hongos microscópicos se alimenta de las heces de los detritívoros, por lo que son un eslabón importante en el reciclaje de materia orgánica en el suelo.

Una plaga de milpiés invade varias calles de Segorbe

Chelo Torrejón.