Viver apuesta por un agricultura digna

La cooperativa oleícola de Viver ha comenzado este año con un propósito firme; defender de manera digna la agricultura y la profesión del agricultor. Bajo el lema «Producir con calidad; comercializar con dignidad» la oleícola viverense pretende poner en valor la tarea de los agricultores de la zona. Así pues, explicaba ayer el director de la entidad, Fernando Marco, “la idea surgió como reflexión ante la frase mil veces escuchada de «Este alimento es muy caro: ¿no puedes bajar el precio?». En este sentido, desde la entidad viverense se han propuesto visibilizar el esfuerzo del agricultor, su trabajo, su riesgo y, a su vez, comentan, “mostrar la importancia de los alimentos saludables, que cumplen con los criterios de calidad y son respetuosos con el entorno”.

Almacén de la Cooperativa de Viver. Foto:Ch.T.

Almacén de la Cooperativa de Viver. Foto:Ch.T.

De igual manera, desglosa Marco, “queremos que los consumidores conozcan las variedades autóctonas de nuestro territorio. Se trata de una campaña para mentalizar a nuestros socios sobre la importancia de producir con calidad, con respeto a las normas y pensando en el consumidor final”.

Y es que, comenta el director, es una campaña “para reivindicar el concepto del «precio justo», de la retribución digna”. “No es posible que el precio de un producto agrario lo fije el distribuidor final y, a partir de ahí, todo el mundo gane su parte menos el agricultor, que recibirá «lo que sobre» de la cadena de valor”.

Con el fin de dar a conocer la campaña durante todo el año la oleícola tiene previsto organizar varias actividades que comenzarán esta semana con el concurso de fotos por las redes sociales «#LÁGRIMAYSONRISAS», cuyas bases están en la web. Con esta promoción pretenden dar a conocer la variedad de aceituna que más se produce en Viver, la Serrana, y lo que cuesta elaborar un buen aceite de oliva virgen extra a través del sorteo de tres fines de semana de Oleoturismo en el Alto Palancia.

Además, se va a presentar la recuperación de la alubia del Confit, una especie tradicional en peligro de extinción que algunos de los socios de la cooperativa han recuperado produciendo 1.000 kg de esta especie, reconocida por el movimiento SlowFood. “Vamos a distribuirla entre clientes finales y restaurantes para recuperar un producto tradicional y que era emblema en nuestra zona hace 20 años”, informa Marco.

En cuanto al resto de actividades para promover la campaña se tiene previsto entablar comunicación con Asociaciones de Consumidores para mejorar la información sobre la actividad agrícola a través de visitas guiadas y degustaciones de productos en campo y la Feria del Aceite de este año se basará en esta premisa.

Viver apuesta por un agricultura digna

Ana Monleón