XXX aniversario de la declaración de fiesta de interés turístico nacional para la Entrada de Toros de Segorbe

“La entrá” como aquí se le conoce en el argot popular, ahora mucho más castellanizado su nombre con el de “entrada de toros y caballos”, está de aniversario; por un lado el décimo aniversario del título de “fiesta de interés turístico internacional”, por otro, el treinta aniversario de la declaración de “fiesta de interés turístico nacional”.

En la actualidad todo el honor se lo lleva el título de “internacional”, pero para llegar hasta ahí, alguien tuvo la feliz idea de solicitar el título de “interés turístico nacional”, primer eslabón para lograr el de mayor categoría.

XXX años de Interés Turístico Nacional

Hace décadas…Foto:José Plasencia.

Deseamos dedicar esta página para felicitar a quienes trabajaron en pos de la catalogación de nuestra típica fiesta, y también para comentar algo que pocas veces se ha explicado, como se fraguó la tramitación del expediente que dio lugar a la obtención del reconocimiento oficial a la entrada de toros.

El Centro de Iniciativas Turísticas de Segorbe (C.I.T.), celebraba en los años ochenta unos cursillos de “formación turística”, con el fin de ir formando a las personas que participaban en “guías turísticos de la ciudad”, y que por aquellos años prestaron servicio a grupos de visitantes y especialmente en el museo catedralicio, en verano por las tardes.

En la clausura del curso del año 1984, en el salón de actos de la Mútua Segorbina, con la presencia de autoridades locales y del entonces “delegado provincial de Turismo de Castellón”, se expuso por parte del C.I.T. la conveniencia de obtener el reconocimiento de “fiesta de interés turístico” para nuestra típica entrada de toros, lo que supondría un relanzamiento turístico de la ciudad, al figurar en folletos y demás actos publicitarios que desde el Ministerio de realizaba, cuyas competencias pasarían más tarde a la Comunidad autónoma valenciana.

La idea fue bien acogida por parte de las autoridades locales y siguiendo las indicaciones del delegado provincial de turismo señor Aguilella, se formó un grupo de trabajo encabezado por el concejal de turismo don Armando Carbó Gómez, y en octubre de 1984 comenzó la tarea de reunir toda documentación posible con el fin de preparar el expediente para poder realizar la oportuna tramitación y obtener así el título de “fiesta de interés turístico nacional”.

Las reuniones se celebraron en la antigua biblioteca municipal, situada en los bajos de la Casa Consistorial. El director de la misma y cronista oficial de la ciudad, don Jaime Faus y Faus, también colaborador en la confección del dossier, hacia un espacio entre la mesa repleta de libros, para desarrollar las sesiones. Sucesivamente se aportaron ideas, datos históricos, artículos de prensa, fotografías, las declaraciones de doña Dolores Marín Cebrián, nacida el 10 de mayo de 1889, quién reconoció que su padre ya participaba, así como su abuelo y la generación anterior.(1)

Al margen de esta declaración en primera persona, donde se reconoce la antigüedad de la fiesta, se aportaron documentos de los archivos municipal y catedralicio, que avalaban suficientemente la tradición que viene manteniéndose desde el siglo XIV.

El expediente resultó voluminoso y a la vez atractivo, por la cantidad de documentos aportados, remitiéndose como documentación complementaria: vídeo con el recorrido completo correspondiente al año 1984, libro de Vicente Clausich Sánchez, editado en 1982, carteles y fotografías de amplio tamaño.

A parte de los mencionados señores Carbó y Faus, también colaboraron:

Julio Brugué Moragues, fotógrafo

José Calpe Gil, presidente de la peña “El Guitón”

Narciso Chiva Ibáñez, fotógrafo y escritor de turismo

Luis Gisper Macián, escritor de turismo

Carlos Laffarga Civera, presidente del C.I.T.

Rafael Martín Artíguez, periodista

José María Simón Navarro, librero

El expediente fue remitido en febrero de 1985 al Secretario de Estado de Turismo,

con la siguiente exposición de hechos:

“Que las “Entrada de Toros de Segorbe” han ido adquiriendo a través de los años, gracias a la voluntad y esfuerzos de muchas personas amantes de sus tradiciones, una vistosidad inusitada siendo contemplada cada vez por un mayor número de visitantes, no sólo de la comarca y de la Comunidad Valenciana sino procedentes de todos los puntos de la geografía española. Esta afluencia es debida, principalmente, por ser un espectáculo de características distintas a los encierros que se celebran en los distintos puntos de la nación, especialmente por la velocidad con que se efectúa y la armonía entre toros y caballistas.

Por todo ello se solicita que la “Entrada de Toros de Segorbe” sea declarada fiesta de Interés Turístico Nacional,……….. tal como marca la orden del 29 de enero de 1979”.

La solicitud estaba firmada por:

Miguel Angel González Sanchís, Alcalde – Excmo. Ayuntamiento

Florentín Tortajada Pérez, Presidente Comisión Fiestas Ayuntamiento

Carlos Laffarga Civera, Presidente del C.I.T.

Manuel Hernández Martín, Presidente Agrupación Amigos del Caballo

José Calpe Gil, Presidente Peña “El Guitón”

Amparo Benedicto Fornas, Peña “La Pellorfa”

Angel Tenas González, Presidente Peña “El Desacato”

Pasaron los meses y como regalo de Navidad, el 24 de diciembre de 1985 se recibía un telegrama de la Dirección General de Turismo, en cuyo texto se comunicaba el haber otorgado el título que se solicitaba de “fiesta de interés turístico nacional a la entrada de toros de Segorbe”.

Que recuerde, no se celebró ningún tipo de evento por la distinción obtenida. Desde entonces la Delegación provincial de Turismo, anualmente reproducía el cartel anunciador de la fiesta, promocionando turísticamente la ciudad.

Con el trasvase de competencias y cambios en la política local segorbina, hoy el panorama es distinto, habiéndose avanzado positivamente en la promoción y ordenamiento de la fiesta más popular y tradicional de Segorbe: la entrada de toros..

Finalmente, nuestra admiración a quienes durante siglos, y de forma anónima han mantenido nuestra tradición, y especialmente a los segorbinos que década tras década, toman sus posiciones a lo largo del recorrido, como si fueran de su propiedad, hecho insólito que anualmente se repite. Gracias a todos, la tradición está arraigada y perdura en el tiempo.

Foto: José Plasencia. Entrada del lunes del año 2006

XXX años de Interés Turístico Nacional

Carlos Laffarga Civera

Extraído del libro “los otros toros y Segorbe” de Narciso Chiva Ibáñez