En la literatura española encontramos un sinfín de personajes que han pasado a la historia, pero pocos lo han hecho como Rodrigo Díaz de Vivar, el conocido Cid campeador. Este caballero del siglo XI fue uno de los militares más destacados del periodo de la Reconquista, y gracias a los relatos del “Cantar de Mio Cid”, que fueron inspirados por sus vivencias, consiguió convertirse en una leyenda y ser recordado hasta el presente. Su influencia es tan fuerte que incluso existen zonas como el popular Camino del Cid, una ruta donde los curiosos pueden seguir sus supuestos pasos por España y participar en eventos como el concurso anual de vídeos. Asimismo, el Cid también es una gran inspiración para los grupos de heavy metal.

Un personaje de leyenda

Tal y como dice la canción El Cid de la banda Tierra Santa, la leyenda afirma que el Cid fue un valiente y fuerte caballero que luchó por su rey y por reconquistar España, pero lo cierto es que no fue del todo así. A pesar de que sí ayudó en la Reconquista, el campeador se caracterizó por ir por su cuenta la mayoría de las veces, por lo que incluso sirvió al enemigo cuando éste le ofreció mejor recompensa. Sus acciones le costaron dos destierros, pero el “Cantar de Mio Cid” justifica los hechos con estrofas inventadas y lo convierte en el perfecto héroe de la época.

Dicha obra literaria, escrita aproximadamente a principios del siglo XIII, es la primera pieza extensa que se ha encontrado en lengua romance. Por ello, las supuestas aventuras del Cid cobraron especial relevancia a lo largo de los años. A través de los 3735 versos, su figura se glorifica con elementos como su caballo Babieca, que en realidad nunca se supo si se llamaba así. Probablemente, los grupos de heavy metal también hayan encontrado una fuente de inspiración en el campeador gracias al potencial de su figura, que más allá del cantar, cuenta también con otras historias.

El caballero invencible

Uno de los mitos más populares y mencionados en canciones como Mio Cid de Dark Moor, es el que afirma que el Cid venció una batalla incluso después de fallecer. La leyenda, que se encontró escrita en un manuscrito perteneciente al monasterio de San Pedro de Cardeña en el siglo XIII, narra que el cuerpo sin vida del campeador fue subido a su caballo y enviado a la guerra. Cuando el bando del Cid ganó a los almorávides, se dijo entonces que el caballero los había vencido incluso después de fallecer.

Sin embargo, la última historia parece ser falsa, puesto que los detalles de la batalla son inverosímiles y de acuerdo con la documentación histórica no tendría sentido. Aun así, sirvió para incrementar las visitas al mencionado monasterio y para engrandecer la figura del Cid. Todos estos datos han servido también para dar a conocer el Camino del Cid, un espacio para el cual se llegan a editar hasta 38 500 folletos con el objetivo de realizar la ruta del caballero. El heavy metal llega incluso allí, pues se calcula que al menos un centenar de moteros se reunirán allí en octubre durante el II Rally Mototurístico Camino del Cid.

La influencia de los mitos

El Cid no solo ha inspirado a los grupos nombrados, sino que también ha aparecido en canciones de otros como Avalanch, Metalium o Batallón de Castigo. Asimismo, no es el único mito que ha inspirado canciones o productos. Por ejemplo, la mitología nórdica está presente en artículos como World of Warcraft, videojuego creado por Blizzard que hace varias referencias a seres de sus historias. Otro ejemplo es la tragaperras online Thunderstruck basada en Thor, disponible en Betway casino junto a un centenar más de slots de Microgaming y clásicos juegos como el blackjack o la ruleta. También encontramos producciones inspiradas en personajes mitológicos, como puede ser Loki de Disney+.

Así pues, se puede concluir que el Cid campeador ha hecho historia gracias a sus hazañas, pero si ha conseguido volverse un icono del heavy metal ha sido debido a todas las leyendas que le acompañan. En consecuencia, es probable que todavía escuchemos las historias del Cid durante muchos años, ya sea a través de música o en libros.

InfoPalancia – Foto:José Plasencia